DIARIO DE TURISMO
Editado en Córdoba - Argentina

PATAGONIA ARGENTINA

Aventura y gastronomía más un circuito extraordinario por los paisajes de la Patagonia

En el año 2019, dos localidades rionegrinas y nueve chubutenses dieron vida al Corredor de Los Andes, una iniciativa regional que abarca unos 300 kilómetros al pie de la cordillera y que ofrece un amplio abanico de propuestas. Hacia el verano, el verde del bosque patagónico y los lejanos picos nevados se abrazan con los imponentes lagos y los serpenteantes ríos montañosos en la diversa oferta de turismo aventura; mientras la humeante gastronomía típica se hace una en las tardes de té galés con torta y se complementa magistralmente con la prodigiosa cerveza artesanal.

Jueves 16 de Enero de 2020

Entre El Manso y El Bolsón, en el extremo suroeste de Río Negro, y Corcovado, pasando por Esquel, en el centro de Chubut, estos 300 kilómetros se recorren en unas cinco horas de viaje en auto. Cuatro accesos internacionales conectan a la Argentina con Chile y una decena de pueblos comparten ríos, lagos y bosques, con el cobijo de la cordillera de los Andes en el oeste inmenso e imponente. La mítica Ruta 40 es el canal guía, del que se desprenden otras trazas nacionales y provinciales que conectan las localidades. El paisaje hermana el aire, la tierra y el agua, confluyendo en panoramas inigualables para los gustosos de la fotografía y del paisaje majestuoso. La flamante propuesta del Corredor es de alguna manera heredera de la Comarca Andina y comprende a las localidades rionegrinas de El Manso y El Bolsón, y a las chubutenses de El Maitén, El Hoyo, Lago Puelo, Epuyén, Cholila, Gualjaina, Esquel, Trevelin y Corcovado. Esta iniciativa permite a los viajeros disponer de unas dos semanas para dar cuenta del inmenso manojo de postales vivas que habitan en los mencionados 300 kilómetros.

Las aventuras patagónicas

Los gustosos del agua mansa se sorprenderán en los inmensos lagos cristalinos, donde la pesca con mosca y los paseos náuticos permiten disfrutar de un paisaje exultante. Y quienes buscan vivir experiencias emocionantes con la adrenalina a todo vapor, encontrarán su premio en el rafting por los rápidos ríos de montaña: una de las opciones predilectas, tanto para grupos de amigos como para familias con niños y jóvenes.

Por tierra, la flora patagónica en primavera y verano estalla en colores, con la predominancia de verdes intensos que se destacan en primer plano con el imponente fondo de la Cordillera, blanca nevada en sus picos. Cabalgatas y diversos recorridos de caminatas y cicloturismo, tanto en las zonas más altas como en los valles, son ideales para tomar dimensión cercana de la riqueza natural y las actividades productivas de la región.

También hay opciones para quienes quieren alejar sus pies de la tierra: el clásico parapente, los vuelos de “bush flyings” y el canopy o tirolesa, ofrecen tres maneras diferentes de vivir los paisajes patagónicos desde el aire. Cerros nevados, viñedos, campos sembrados, los lagos, se toman de la mano, a la vista de quienes abordan las avionetas que surcan el cielo en vuelos que en menos de una hora brindan postales inimaginables de la extensión patagónica. Así de audaces, pero impulsados por el viento sureño, los paseos en parapente desafían la imaginación con planeos en los que el cuerpo se suspende y el tiempo parece dejar de correr, 20 minutos se vuelven de pronto un puñado de eternidad, habitado por la inmensidad de los paisajes del sur.

El Corredor de los Andes transmite al visitante una muestra de lo que abarca la inmensidad patagónica: ese conjunto de paisajes que aislados sorprenden, pero juntos y ordenados en circuitos, son un canal virtuoso hacia la emoción. No está de más recomendar que para cada excursión se vaya descansado y con ropa y calzado cómodo, presto a la sorpresa y dispuesto a despertar múltiples emociones, provisto de máquinas de fotos y celulares, y principalmente con los sentidos permeables a la belleza, a los sabores y a los sonidos de la naturaleza.

El dulce encanto de sorprender al paladar

En los sabores de la Patagonia, confluyen ingredientes originarios con aquellos que llegaron en los barcos de la inmigración. La oferta gastronómica de la región rinde homenaje a estos legados, tomando de la tierra sus mejores frutos y combinándolos en recetas intensas y variadas.

Hongos de primavera, tallos de la gigantesca nalca y el picante merkén son ofrecidos por los cocineros a quienes arriban a los comedores, ávidos por descubrir a qué sabe esta ancha extensión austral, que se eleva en la cordillera y hacia el este se desliza hasta perderse en el Océano Atlántico. El humo de las brasas conquista la carta, con especialidades varias de carnes autóctonas. Cordero estofado y trucha ahumada son los manjares más solicitados. También el ciervo, pese a que su textura es algo más extraña al paladar desacostumbrado. Suele presentarse en escabeche como alternativa. En algunos comedores pueden encontrarse innovadoras recetas, como un chimichurri elaborado con piñones, los frutos de las araucarias: un árbol común en la cordillera. También las liebres y los langostinos son requeridos, aunque en menor medida.

Como complemento de las comidas, año tras año se impone con mayor fuerza la cerveza artesanal, cuya elaboración gana terreno en la región con una producción de lúpulos que llama la atención en el resto del país e incluso en Sudamérica.

Lo cierto es que esta producción crece exponencialmente de un tiempo a esta parte y para los visitantes, es ineludible en cada parada de este largo Corredor, degustar las diferentes marcas que se presentan, como requisito indispensable para moldear el propio gusto.