DIARIO DE TURISMO
Editado en Córdoba - Argentina

BRASIL-ARGENTINA

Te cuento mi viaje: Cataratas del Iguazú

Lo primero que sentí fue la sensación de estar en el escenario de una película de ciencia ficción, como en un planeta desconocido que de pronto descubro, que se aparece con una grandeza que sorprende. Irreal por su magnitud, y a la vez tan real, porque es la misma naturaleza a la que todos pertenecemos y de donde venimos al fin y al cabo.

Miércoles 31 de Octubre de 2018
  • Foto Paulina Peña
  • Foto Paulina Peña
Paulina Peña
Paulina Peña | paulinap@viajesynoticias.com.ar

Mientras caminaba por los senderos de los paseos por Las Cataratas pensaba: ¿por qué no vine antes? Una cosa tan maravillosa que tenemos en nuestro país y que muchos la postergan para más adelante, porque “total están cerca”. Yo más bien te diría que no te demores en conocerlas porque seguro va a ser un lugar al que vas a querer volver más de una vez. Son un ejemplo a nivel mundial de lo que significa paisaje selvático y una demostración de la abundancia que nos regala este planeta. Ahora sí, te cuento mi viaje. Un de paso un poco a modo de guía para darte algunos tips que te puedan servir si querés viajar a conocerlas. Cuando hablamos de Las Cataratas todo se divide en “el lado Brasileño” y “el lado Argentino” porque el paso por la frontera es muy sencillo y existen paseos para ver las cascadas en ambos países, cada uno con una perspectiva diferente y con su propio encanto. Lo ideal es conocer los dos, aunque como seguramente habrás escuchado que suelen decir: el lado argentino no tiene comparación, es mucho más bello. Y sí, nos  tocó lo más lindo a nosotros esta vez.

 

Día 1: El primer día fuimos al parque del lado brasileño. Sol radiante, y alrededor, verde, verde y más verde. Hacía unas horas estábamos en Brasil pero de pronto parecía que hubiéramos estado de vacaciones por 1 semana. Ya totalmente transportados gracias a la magia que hace la naturaleza. Un detalle, empezamos por este lado porque ya nos habían tirado el dato de que era mejor ver Las Cataratas primero desde la perspectiva más panorámica que ofrece Brasil. El paseo te lleva por un sendero que bordea el Río Iguazú. Hacia un costado, la selva brasileña, y al frente, del otro lado del río, la vista a las cascadas con un paisaje muy amplio y de pura vegetación. Cada vez se pone más lindo porque de a poco te vas acercando a puestos más cercanos a los saltos de agua. Todo el recorrido, se hace aproximadamente en 3 horas, entre las paradas a sacar fotos y las ganas de detenerse a mirar el entorno. Al final, ya te vas dando una idea general de lejos, de lo que vas a tener muy de cerca el día siguiente cuando recorras el Parque Nacional Iguazú en la frontera de nuestro país.

Día 2: Ansiosos por visitar el lado argentino. Salimos tempranito del hostel de nuevo con cámara en mano y la mochila llena de municiones para pasar el día de caminata en la selva misionera. Durante la mañana, un torrencial! Podemos decir ciertamente que vivimos la esencia de la naturaleza en su máximo esplendor entre lluvia y viento; y nosotros inmersos en ese escenario indomable y feroz. Asimismo, nada nos detuvo. Empezamos por ir a conocer la famosa “Garganta del Diablo”. Para qué te voy a explicar lo que es! Su nombre lo dice todo, y ni hablar cuando de pronto llegás a ver semejante caída de agua. Te abruma. Ahora que me acuerdo, se me eriza la piel. Qué dificil resulta ponerlo en palabras, digamos que es: grandioso e imponente. De pronto te sentis una pequeña hormiga en este mundo tan majestuoso y salvaje. Increíbles sensaciones se sienten en este lugar. Después de ver la grandísima cascada mayor, seguimos con el resto del paseo. Para entonces, el cielo empezó a despejarse de a poco y por suerte el paisaje se llenó de colores más vivos, ahora con sol pleno! (Si si, de la tormenta al sol radiante en unos minutos, muy selvático). Nos quedaba recorrer el “Circuito inferior” y el “Circuito superior”. Como sus nombres lo indican, son senderos que van a un nivel bajo-medio de la caída de las cascadas – el inferior- y el segundo - superior - justo por encima de las caídas, así que de pronto ves como viene el agua tranquila y suave, para caer de golpe con tanta fuerza. Una cosa increíble. Ambos circuitos son fundamentales de recorrer y tienen su propia belleza. Vistas excepcionales, vegetación, y agua, mucha agua. Cascadas de más lejos y de más cerca, tanto que te mojan por completo.

INFORMES

Sobre Traslados

Nosotros viajamos en avión desde Córdoba directo a Puerto Iguazú (lado argentino) con Flybondi – precios muy convenientes de vuelos y en nuestra experiencia, salió todo bien -. Desde el aeropuerto, todos los taxis prácticamente cobran los mismos montos por los viajes tipicos: al centro de Puerto Iguazú (aprox $500 - 20 minutos) y al centro del lado brasilero en Foz de Iguazú ($800 - 45 minutos de viaje). También tienen tarifas planas para los traslados desde los hoteles a los parques. Igualmente, si la idea es economizar en este aspecto, no tengas problema en usar los colectivos regulares que 􀆟ene buena frecuencia y resultan mucho más accesibles. Ambas ciudades están preparadas especialmente para el traslado de turistas a Las Cataratas.

 

Sobre alojamientos

Decidimos alojarnos del lado Brasilero, ya que la relación precio - calidad de los hospedajes era mucho mejor. Asimismo, te sugiero que analices ambas opciones ya que las variaciones de nuestra moneda pueden afectar considerablemente este aspecto. En ambos países, la oferta hotelera es más que suficiente y para todos los gustos en cuanto a comodidades y lujos. Hay de todo.

Nosotros estuvimos en el Hostel Concept Design de Foz de Iguazú que cuenta con habitaciones privadas y compartidas, con mucha buena onda, todo nuevo y super limpio.